top of page

El mejor regalo

Actualizado: 30 dic 2021

Un rey persa estaba acostumbrado a vestirse de civil, a preguntar entre su gente cómo los gobernaba y qué problemas debían resolverse. Un día, mientras el rey estaba disfrazado, se encontró con un anciano, muy pobre, pero muy humilde. El monarca comenzó a hablar con el anciano y se formó una relación. Después de juntarse varias veces para hablar, el anciano invitó al monarca a su casa.


El rey, que era solo otro civil para el anciano, entró en la pequeña casa de este anciano, comió su comida y se sentó a su mesa. La casa era pequeña, no tenía nada de valor y tenía un olor distinto, que podría haber sido insoportable para cualquiera que no estuviera acostumbrado. Sin embargo, el rey no prestó atención a estos detalles, ya que le gustaba hablar con el anciano.


Meses pasaron, el rey y el anciano se hicieron buenos amigos, ya era costumbre que el monarca visitara y hablara durante horas, con el anciano. Un día, el rey decidió que era hora de que se revelara a su amigo. El rey, sentado a la mesa con el anciano, le dijo que no era un simple civil, sino el rey de todo el país, que había estado disfrazado todo este tiempo. Le dijo al anciano que valoraba su amistad sin medida y que estaba dispuesto a otorgarle a su amigo lo que quisiera. A esto el anciano respondió:

“Decidiste dejar tu palacio día tras día para entrar en mi humilde casa y comer conmigo. Podrías haber hablado con los filósofos más prominentes de la época, pero elegiste una y otra vez venir y hablar con este anciano. Has comido de mi comida y has decidido quedarte a cenar conmigo, en lugar de ir a festejar a tu palacio. Aún más, has elegido llamarme amigo, yo, un anciano sin nada que dar, y sin lugar en la sociedad. Ahora me pides que pida algo, pero ¿qué mayor regalo puede haber que llamarte mi amigo?”

¿Qué mejor regalo puede haber que la oportunidad que Dios te dio para llamarte su amigo? El regalo que colocó en un pesebre, envuelto en humanidad y lleno de gloria. ¿Qué mejor regalo que darte la oportunidad de ser su amigo, dándote el regalo de su hijo? No hay mayor regalo que hacer que Jesús nazca en esta tierra humilde, pobre y maloliente para llamarte su amigo.

45 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page